Testimonio de Primera Maraton de Ricardo Schäfer

42, 195 Km de Sensaciones Humanas.
“Si para el 6 de Diciembre queda muchooooo”, eso es lo que decía desde el momento en que, después de mucho pensar y pedir consejos de cual seria una buena maratón para debutar después de 3 años corriendo 21k, me inscribí en los 42k de el Maratón Costa del Pacifico.
Pero sin darme cuenta ya estaba ordenando mis cosas para partir a Viña con mi polola, “pucha que paso rápido el tiempo”.
Una vez en Viña ya instalados, decidimos ir en auto hasta el punto de partida para “tantear” el Terreno, manejando hacia Puchuncavi iba pensado “Es caleta”, “esta larga esta subida”, “y esto no termina” “ojala que se mantenga nublado” entre muchas cosas.
El día sábado desperté y estaba DESPEJADO, “mmmmm me voy a cag… de calor”, en fin…. fui a buscar el número y ahí me encontré con mis amigos de VRT, entre saludos y consejos y mucha suerte, fui a retirar el Nº y el chip, sentí una sensación extraña de no detenerme en la mesa de los 10k o la de los 21k, sino que en la de 42k, poca gente, y después al comprobar el chip, y ver en la pantalla mi distancia y categoría ahí pensé “todo listo para mañana”.
En la noche antes de dormir, el correspondiente chequeo de las cosas para mañana, Zapatillas, short, ipod, número, cinturón hidratante, mi buff de suerte del ultra maratón de los Andes y la polera azul en la que resaltaba el logo de amarillo de VRT. Todo listo y dispuesto, entonces a dormir…..pero no, no podía quedarme dormido, pensaba, me daba vuelta, mi polola me decía “ya duérmete”, costo pero al final me dormí. Obviamente me desperté más de una vez en la noche, la ansiedad me ganaba. Ya a las 4:45 me levante, ducha, desayuno de campeones y en marcha hacia la partida, mi polola manejaba y yo pensaba, concentrado, viendo que por suerte estaba nublado, “Ojalá se mantenga así”, pasamos la partida de los 10k, después de los 21k, y llegamos a las 6:45 a la partida de los 42k, gente trotando conversando, elongando. Me baje del auto y comiendo a trotar suave, esperando entrar en calor, después una elongación hasta que escucho “corredores a punto de partida, 2 minutos”, un beso a mi polola y a la partida mientras escucho “Mucho éxito, te espero en la meta”. En la partida escucho “50 segundo”, lista la música para comenzar y de repente “FUERAA” y yo pensando “ y la cuenta regresiva?”, en fin, paso por la alfombra azul, presiono el botón de play y suena “Here it goes again” de “OK Go”, (la canción que empiezo toda carrera), veo a mi polola despidiéndose y después solo miraba una carretera con corredores en ella.
Me pasaban y pasaban corredores, y yo me decía “tranquilo, paso a paso esto es contra uno mismo”, y así fue, me fui a mi ritmo constante de unos 5’50’’ por kilómetro, disfrutando el paisaje, sufriendo las eternas subidas, viendo la gente pasar y saludar.
Kilómetro 10, veo mi tiempo, 58 minutos. Vamos bien, tranquilo sigamos así, lo importante es llegar. Pero mientras corría no pasaban muchos automóviles, y mi polola no pasaba de vuelta, preocupado por si le había pasado algo hasta que en el kilómetro 16 estaba en la calle saludándome “ y por donde llegó?” paso a su lado, un besito y continuo corriendo. Una recarga de ánimo para seguir corriendo.
Kilómetro 20, veo el tiempo, 1 hora 54 minutos. Me siento increíble, me tomo mi primer gel energético y continuo corriendo, mi ritmo a 5’30’’ por kilómetro.
Kilómetro 30, tiempo 2 horas 55 minutos, voy muy bien, no hay molestias, me encanta, saco mi segundo gel, pero paso por un punto de abastecimiento y me regalan uno así que ocupo ese y me guardo el que tenia.
Hasta ese momento increíble, buen ritmo, disfruto la carrera, yo pensando y temiendo el encontrar el famoso MURO después de los 30 kilómetro, pero nada. Me sentí bien, 31k, 32k, 33k, 34k y Paffff ahí estaba, el kilómetro 35, mi MURO, aunque me sentía bien físicamente, ya la cabeza me decía que quería que se terminara, sumando esto que pasamos por Concón por un sector en construcción, con arena y tierra, que me cambio un poco el ritmo que llevaba en el pavimento. Lejos mis 5 kilómetros mas largos hasta los 40k, ahí otro corredor que veníamos con el mismo ritmo me dice “solo 2 más, se escucha poco pero pueden ser una eternidad”, en ese momento pensé “no quiero que sean una eternidad” así que recupero mi ritmo, y me siento increíble, pensaba que ya lo había logrado estaba a 10 minutos de lograr este gran objetivo, paso por una estatua de una foca que sabia que desde ahí me quedaba solo 1Km., la adrenalina corría por mi cuerpo, la emoción de ver los arcos de meta, de empezar a ver la gente, de ver las terrazas de la playa de Reñaca, me hicieron correr más, y llegando una sorpresa, mis compañeros de VRT estaba ahí, yo pensado en que no iba a ver nadie del team por que todos corrían 21k y habían terminado ya casi 2 horas antes. Pero ahí estaban Oscar con su cámara, y todos en la entrada de la meta. La alegría y la adrenalina era demasiada, siempre leí que no había que rematar los últimos metros, pero no lo pude evitar, tenia que correr y correr, paso junto a mis compañeros de VRT, grito VESPUCIO RUNNERS!!!! Entro a la alfombra y levanto la mirada y veo mi tiempo, 4 horas 6 minutos y algo, cruzo la meta veo a mi polola con sus pompones y grito casi sin aliento LO LOGRE MIERD….!!!!! .


En realidad en 4 horas uno puede pensar muchas cosas, desde la vida universitaria, sentimental, familiar, pero dentro tantas cosas que pensé fue el como llegue a estar corriendo, el estar viviendo un Maratón, recordé todo, desde que empecé a hacer deporte para bajar de peso, correr en forma estática en mi pieza, salir a dar una vuelta trotando 3 Km. y demorándome como 26 minutos, después de aumentar a 5k, después 8k, recordé mi primer 10k, el Nike del 2006, mi primer 21k, el maratón de Santiago 2007 y ahora no podía creerlo había cumplido un sueño que hace 5 años era casi imposible “Correr una maratón?? Yo ¿?? Imposible” entendí que con esfuerzo y mas que nada perseverancia se pueden hacer grandes cosas.
Por último me gustaría agradecer a todos los que me ayudaron a lograr este objetivo, a mi familia por el apoyo y auspicio a las carreras, a mi polola por poyarme, amarme y sobre todo entender mi amor por este deporte y por levantarme todos esos fines de semana en que no quería ir a entrenar, a mi amigo Matías que sin el no hubiera descubierto que hay momentos en que hay que tirarse ha hacer algo impensable y a mis amigos y compañeros de VRT, por el apoyo, el entrenamiento y la alegría de compartir conmigo este deporte que ahora mas que nada es un estilo de vida.
Hay 4 cosas que amo en esta vida, mi Polola, mi Familia, mi Profesión y el Running.

Una respuesta to “Testimonio de Primera Maraton de Ricardo Schäfer”

  1. CAROLINA Says:

    RICHO!!! TE PASASTE POR EL TESTIMONIO..RECORDE MI PRIMER 10K..NO SE TE OLVIDE Q GRACIAS A TI Y A LA MAK ME MOTIVE A EMPEZAR A CORRER.. PRONTO VENDRA LOS 21K..!!!!GRACIAS X COMPARTIR LA EXPERIENCIA DE TU PRIMERA MARATONT.Q.M BROTHER!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: