Testimonio Angel Escobar 1/2 Maraton Valparaiso 2008

La “operación Valpo” empezó el sábado 27. Después del entrenamiento en el Punto y del tradicional café en el Esso Market , nos fuimos en caravana hacia Valparaíso con Juan, Elizabeth, Gladys, Margarita, Claudia y nuestras hijas.
Llegamos a tiempo para retirar los números (incluso los de Walter y Oscar que nos lo habían encargado) y esperamos la tradicional tallarinata, que todos disfrutamos mientras escuchábamos la charla técnica del director de la prueba. Después, y como ya se ha hecho tradicional en estas salidas en grupo fuera de Santiago, nos juntamos en la noche a comer en Reñaca, algo sanito y más bien para relajarnos, compartir, disfrutar y pasar un rato agradable, con el espíritu de compañerismo que tanto caracteriza a los integrantes de este club. Temprano nos despedimos y al tuto.
El domingo estábamos a las 8:15 en el Muelle Barón, la largada era a las 10 de la mañana, así que había tiempo para conversar y sacarse fotos. Al rato aparecieron Oscar y Walter (ambos corrieron 21 Km) quienes venían llegando de Santiago, y unos momentos más tarde, apareció Guillermo (21 km) y su hija (10 Km). Ya a las 9:30, comenzamos el calentamiento en el muelle, bajo la atenta y profesional dirección de Walter, a quien designamos unánimemente como Coach. A las 9:55 ya estábamos encajonados, controlando la adrenalina y esperando la salva del cañón de los marinos que daba inicio a la prueba.

En esta carrera de 21 km pretendía bajar de la hora y 50, pues ya en la de las Glorias del Ejército (el 07-09) había hecho 1:52:30 y antes en la de Puerto Varas (el 31-08), 1:56:10, así que venía embalado bajando mis tiempos. Lamentablemente el hacer 3 carreras de 21 Km en el lapso de un mes me pasó la cuenta (pa nunca más), además del entrenamiento en la semana del 18 en Viña (esa semana entrenamos harto, corrimos 17 Km entre Viña y Valpo, y también hicimos varias pendientes y subidas de escalas en el Cerro Castillo, de hecho en esa oportunidad me empezó a molestar el gemelo derecho). La semana previa a esta carrera no entrené pues estuve resfriado y sólo troté un poco acá en Santiago con los VRT antes de irnos a Viña, pero como no me molestó la pierna pensé que no tendría problemas. Además, usé una estrategia equivocada, mi idea era acompañar a Claudia durante los primeros 5 Km a un ritmo muy fuerte para ayudarla a mejorar a su tiempo y que sacara nuevamente el primer lugar , cosa que hizo de todas maneras, y sin mi apoyo jajajajaja (como siempre). ¡¡Mi Sra es todo un ídolo!!!!. Bueno, el cuento es que partimos muy muy rápido, por el interior del recinto portuario desde el Muelle Baron hacia el Muelle Prat y hacia el Molo de los marinos, y ya en los primeros 1000 mts apareció la molestia en el gemelo derecho, el típico “apretón” del músculo y sentirlo duro, mantuve el ritmo y la molestia se transformó en dolor. Ahí me empecé a asustar porque caché que la cosa no iba a pasar, le avisé a Claudia y bajé el ritmo pero ya el dolor y “agarrotamiento” era en el gemelo y la parte baja del muslo. Es la primera vez que siento un dolor así, me asusté más y bajé al mínimo, casi caminando rápido, sin poder doblar la pierna. Cuando estaba llegando al Molo de los marinos, creo que era como en el Km 3.0, el dolor era insoportable y estuve a punto de abandonar, total quedaban muchas carreras por participar. Pero el amor propio pudo más, así que dejando de lado el mejorar tiempos (cosa imposible de hacer en ese estado) me relajé y me propuse terminar el recorrido sin importar el tiempo. Aguanté y continué lentamente durante un par de Km más, esperando que bajara el dolor. En el molo salimos hacia la Avda. Altamirano (Costanera) en dirección hacia el Cementerio de Plata Ancha. Ya en el Km 7, a la altura de las Torpederas, antes de iniciar la subida hacia el cementerio y el Faro , al menos no me dolía el muslo y podía doblar la pierna, pero si el gemelo. Igual le puse empeño en la subida (me sirvió mucho el entrenamiento de subida y escaleras en Cerro Castillo, así que cuando me recupere seguiré practicando pendientes). A todo esto, el recorrido era espectacular por la costanera y el paisaje en la subida, no tenía idea que estaba pavimentado desde donde estaba una antigua enoteca hacia arriba, iba preparado pa chalupear en tierra hasta el faro. Toda una sorpresa encontrarme con pavimento, jardines y miradores, ¡maravilloso!. Recomiendo el paseo para aquellos Santiaguinos que visiten el Puerto. Pa no darles más lata, logré subir y aproveché la bajada para apurar. El resto del recorrido (vuelta por la Costanera, siguiendo por Errázuriz hasta Avda. Francia y volver por Errázuriz hasta el muelle Prat e ingresar nuevamente al puerto) lo hice , con fuertes molestias en el gemelo que me hacían bajar el ritmo cada vez que me entusiasmaba mucho. Durante la vuelta aproveché de disfrutar la corrida, el clima (pucha que sentí calor en la zona entre las Torpederas y la Aduana), tomando agüita y jugo en cada puesto, agradeciendo el apoyo de la gente y de los amigos cada vez que me cruzaba con ellos. Ya llegando al Muelle Barón quedaban los últimos 1,5 Km hacia Caleta Portales por un paseo costero y la vuelta hacia la meta, kms que fueron muy duros, pero ya no quedaba nada así que fue dar el último empujón. Pese a todo, y tratando de llegar “siempre digno” a la meta como dicen algunos conocidos, tuve el ánimo y la fuerza de rematar 500 mts antes, pasando a varios corredores incluyendo a 3 Full Maraton que iban delante al mismo tranco, antes de cruzar la meta, extasiado, feliz, adolorido, en fin….¡¡nada importa en ese breve instante sublime de gloria!!.

Así y todo marqué 1:55:06, nada mal para mi condición física y de aficionado. Lo bueno es que, ya sea por la lesión (que no me dejó corre más rápido) o por la preparación, esta vez terminé menos cansado que otra veces. Es decir, noté que puedo terminar en buenas condiciones unos 21 Km y seguramente bajar mi tiempo en el futuro. Ahora quedaré fuera de las pistas al menos por 2 semanas para recuperarme bien. Un comentario aparte es mencionar que muchos corredores se quejaban de lo “duro” de la superficie al interior del puerto, diseñada para soportar el peso de camiones y containers de varias toneladas.

Finalmente sólo me queda agradecer el apoyo de los amigos VRT que participaron y que esperaban al resto a la llegada a la meta, y felicitar a todos ellos por sus logros personales, y especialmente a mi esposa Claudia por obtener, por segundo año consecutivo, el primer lugar de su categoría en los 10 Km y el séptimo lugar entre las damas general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: