Juegos olímpicos “verdes” de Beijing oscurecidos por la polución

El esmog de Beijing se alimenta de sí mismo. Cada vez que periódicamente la ciudad desaparece en una bruma marrón-amarillenta, el tráfico empeora. Los bastante afortunados para poseer un auto dejan sus bicicletas en casa, prefiriendo el aire acondicionado al cóctel sin filtro de humo de carbón, materias particuladas y ozono.
Pero escaparse al bienestar relativo del interior de un auto no será una opción para los que viajen a Beijing en agosto de 2008, cuando más de 10.000 atletas competirán en los juegos olímpicos en una de las ciudades más sucias del mundo.
China ha prometido lo que llama “juegos verdes”, pero sus cifras de polución sugieren más bien un tono grisáceo de esmog y polución. “Los atletas estarán expuestos a una polución insalubre del aire a menos que haya una substancial reducción en las emisiones”, advierte David Streets, del Argonne Nacional Laboratory de Estados Unidos, principal autor de un artículo sobre el tema en la publicación profesional “Atmospheric Environment”.
En Beijing, ciudad de 11 millones de habitantes, cuando no hay lluvia o viento, el ozono y el polvo fino se acumulan, a menudo a una tasa dos o tres veces superior a los niveles máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El polvo fino en suspensión proviene sobre todo de las plantas de energía a carbón y las fábricas, mientras que los gases de combustión de los autos son responsables del ozono.
Las constantes aglomeraciones de tráfico han reducido la velocidad promedio de los autos en las calles de 45 kilómetros por hora a 12. Al problema se suma que se registran 1.000 autos nuevos al día.
Hasta los visitantes saludables se quejan con frecuencia de irritaciones en la garganta, reacciones alérgicas y asma. Sólo en las 14 ciudades más grandes de China, la polución del aire es responsable por las muertes de 50.000 recién nacidos cada año, escribe el diario “Shanghai Star”.
RIESGO PARA CORREDORES Y CICLISTAS
Los niños, los enfermos crónicos, las personas mayores y los atletas de pruebas de resistencia, como corredores de maratón y ciclistas, enfrentan el mayor riesgo. Los atletas de pruebas de resistencia se desempeñan durante horas, inhalando hasta 150 litros de aire por minuto, más de 10 veces que un funcionario sedentario.
El ozono y el polvo en suspensión pueden causar inflamaciones que requieren tratamientos con drogas antiinflamatorias y contra el asma. “La mayoría de los síntomas desaparecen después de 24 horas”, dice el especialista Frank Kelly, “pero el daño consecuencial de largo plazo todavía está poco investigado”.
“Yo no esperaría un récord mundial en la maratón de Beijing”, dice Marco Cardinale, un médico que asesora al comité olímpico británico. “El problema no es sólo la calidad del aire, sino la combinación de calor, humedad y mal aire”, agrega.
Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), se esmera por disminuir el problema. Afirma que Beijing no es la primera ciudad anfitriona de juegos olímpicos con problemas medioambientales. Atenas (2004), Los Angeles (1984) y Ciudad de México (1968) no son precisamente conocidas por su aire prístino.
Pero la información acerca de qué atletas terminarán boqueando por el aire y a qué niveles de polución, parece ser un secreto cuidadosamente guardado. Ni entrenadores ni funcionarios están especialmente interesados en divulgar los detalles y mucha de la información disponible es anecdótica.
Por ejemplo, dice Randy Wilber, dirigente del equipo olímpico de Estados Unidos, más del 20% de los atletas estadounidenses reaccionaron al esmog de Atenas con dificultades respiratorias. En Los Angeles, el semifondista británico Steve Ovett colapsó por problemas respiratorios tras la carrera de 800 metros. Ovett está convencido de que la causa fue la polución. “Muchos sufrieron por el mal aire, pero casi nadie dijo nada”, se quejó Ovett en un artículo en la revista científica “Nature”.
La noción de que el mal aire es dañino para los pulmones de los atletas se demostró hace mucho tiempo, ya en 1904, durante la maratón olímpica en los juegos de Saint Louis. Sólo 14 de los 32 competidores pudieron terminar la carrera a través de las polvorientas calles de la ciudad, corriendo entre autos y carruajes tirados por caballos. A trece kilómetros de la meta, el corredor estadounidense William Garcia colapsó y casi murió de una hemorragia gástrica: había tragado demasiado polvo del camino.
ESFUERZOS
Sin embargo, el gobierno de la ciudad de Beijing cree firmemente en sus “juegos verdes”. Tiene planes de invertir 3,36 mil millones de dólares para mejorar el aire de la ciudad antes de que se inicien los juegos olímpicos. La calefacción doméstica ya ha sido convertida en muchos vecindarios desde el carbón al gas natural y una acerería de Beijing está siendo reubicada en un área fuera de la ciudad.
Aún así, los expertos siguen escépticos. Creen que, aunque Beijing fuese capaz de sacar todos los vehículos de las calles y de cerrar sus fábricas y aparatos de aire condicionado mientras duren las olimpíadas, no sería suficiente.
Dependiendo de la dirección del viento, entre 50% y 70% del peligroso polvo fino en suspensión de la ciudad no se genera en el mismo Beijing sino en las provincias vecinas, especialmente Hebei. Si se trata de los niveles de ozono, las áreas exteriores son responsables por el 30 % de la polución en la capital china.
Pero el gobierno de la ciudad sigue confiado e incluso emite periódicos informes de avance sobre sus supuestos logros. Por ejemplo, las autoridades de Beijing sostienen que han logrado aumentar el número de “días de cielo azul” (cuando los niveles de esmog son menores a lo normal) a cerca de 240 al año. Por supuesto, muchos residentes de Beijing sólo pueden reír asmáticamente al confrontarse con semejantes cifras.

© Der Spiegel
The New York Times Syndicate

Fuente:
http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20070708/pags/20070708211829.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: