Cuando debes Retirarte en una Corrida?

Abandonar en una competición es, seguramente, lo más desagradable que le puede suceder a un atleta. Pero a veces, sucede.

En este artículo vamos a analizar cuando es aconsejable retirarse, y que hacer, en el futuro, cuando esto pasa

¿CUÁNDO ME RETIRO?

Normalmente llegamos a meta en todas las competiciones en las que participamos, a veces en mejor tiempo y/o posición de lo que preveíamos, y otras, en peor. Evidentemente aconsejamos que no os retiréis nunca, y, si un día tenéis malas sensaciones, pues creemos que siempre es mejor que hagáis el esfuerzo físico y psicológico de llegar a meta, antes que abandonar.

Hay atletas (pocos, la verdad), en el contexto de la élite, que, de tanto retirarse cuando la competición no está transcurriendo según sus expectativas, acaban por adquirir el vicio de parase antes de llegar a meta a la mínima ocasión en que “La carrera no le favorece “.
Éstos son, en nuestra opinión, los momentos en las que entendemos que está “justificado” el retirarse a mitad de carrera:

1) Ante una lesión Es, lo que llamamos, una retirada inminente. Si en mitad de la carrera te sobreviene una rotura muscular, una torcedura de tobillo violenta que derive en esquince, una caída que te impida el seguir corriendo con normalidad, etc. es evidente que debes retirarte sin más remedio. Es que, sencillamente, no puedes seguir corriendo.

2) Cuando te sientas enfermo Si durante la competición te sube la fiebre, has tenido un golpe de calor, te sobreviene un problema intestinal muy importante, etc., es mejor que te retires para no agravar tu estado físico. La salud es lo primero y no puedes ponerla en riesgo y empeorarla. Se trata de que, siempre que puedas, regreses a casa por tu propio pie, no que tengan que llevarte tus compañeros a causa de tu mal estado o, incluso, de que no tengas que ir a un centro médico u hospital…Otra cosa, por supuesto, es que suceda un accidente o hecho imprevisible y tenga que atenderte el personal sanitario. Pero si tú puedes evitar esta última situación, en la medida de tus posibilidades, hazlo. Vale más tu salud que tu carrera.

3) Cuando intuyas que vas a tener una rotura muscular Esta situación sale a relucir, normalmente, cuado te estás recuperando de una lesión muscular y tratas de competir cuando aún no estás plenamente recuperado. Una vez en carrera, el músculo empieza a “quemarte” y a contraerse, “avisándote” de que te vas a romper.Tu intuición te dirá que no se trata de una pequeña contractura o de una simple molestia por sobrecarga, son dolores diferentes.

Por ello, es mejor que te retires antes de agravar más tu lesión.

¿QUÉ HACER TRAS UNA RETIRADA?

La respuesta es, por nuestra parte, tajante: Vuelve a competir en cuanto puedas. Evidentemente esta recomendación vale en el caso de que estés físicamente bien, si aún estás convaleciente de la enfermedad o lesión que te retiró de tu última carrera, debes esperar a encontrarte en buenas condiciones.Pero tras una retirada, sea o no por “culpa” nuestra, nos queda siempre una sensación de derrota, y la mejor forma de resarcirse de la misma es volviendo a ponerte un dorsal en cuanto puedas y terminando una carrera, medianamente bien.

Tras tu nueva llegada a meta, te quedará la sensación de que has cerrado la “herida” y de que tu última retirada fue, realmente, algo puntual y accidental. Pruébalo, y verás como, probablemente, nos das la razón…

Fuente: revista Runner`s World
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: