Correr en la ciudad: mejor a primera y última hora del día


En la ciudad se puede correr con tranquilidad; sin embargo, existen factores, como la polución o los alérgenos que pueden afectar a los atletas, sobre todo a los que sufren problemas respiratorios o alérgicos.

“En un ambiente urbano se puede realizar ejercicio, aunque es bueno tener en cuenta algunos aspectos, como la zona en la que se practica ejercicio y la hora”, explica Carmen León, médico del Sector de Fondo de la Federación Española de Atletismo. “Si se puede elegir, lo mejor es correr por zonas verdes alejadas de las concentraciones de automóviles”; sin embargo, es más importante la elección de la hora que la de lugar: “Cuando se concentra menor polución en las ciudades es al amanecer y a la puesta de sol”.

Durante estas horas del día se produce una disminución del volumen de partículas en el aire y, además, la densidad de tráfico disminuye, lo que mejora la calidad del aire.

Los atletas de especialidades de resistencia son los que han de tomar más precauciones para evitar una exposición excesiva a contaminantes. La razón de este hecho es la gran cantidad de aire que necesitan inhalar durante su práctica, un hecho que les hace más sensibles a la saturación de partículas.

La recomendación horaria la deben seguir sobre todo los atletas que sufren afecciones respiratorias, de pulmón, de corazón y especialmente en épocas en las que se dan avisos meteorológicos de viento africano o lluvia ácida.

“Incluso en personas sanas, un ambiente muy saturado de partículas puede generar problemas leves, como rinitis, picor y tos, aunque estas molestias no deben preocupar mucho, ya que son pasajeras; si se abandona la zona contaminada, las molestias desaparecen”.

El ozono a nivel de suelo es uno de los contaminantes más importantes. En concentraciones muy altas disminuye la función pulmonar y el rendimiento. “Curiosamente las concentraciones altas de ozono son más comunes en zonas rurales que en las urbanas”

Asmáticos
Si hay un grupo que ha de tener especial cuidado durante el ejercicio urbano es el de los asmáticos. “La presencia de monóxido de carbono en el aire afecta a la hemoglobina desplazando el oxígeno, lo que incrementa la hipoxia. Además, un aumento del porcentaje de partículas en el aire inspirado, disminuye el aire que pasa por los alveolos y reduce el rendimiento”.

Un ejercicio continuado en un ambiente muy saturado de contaminantes puede provocar una exacerbación de la patología respiratoria preexistente, una acumulación de metales pesados e incluso problemas digestivos y neurológicos, como mareos y vómitos.

Los atletas cada vez están más concienciados de los inconvenientes de correr en ambientes contaminados; por eso es común ver por la calle deportistas con mascarilla: “Aún no es muy habitual, aunque hay que aclarar algunas cosas: las mascarillas quirúrgicas no reducen la inhalación de contaminantes; sin embargo, existen modelos específicos muy útiles para deportistas asmáticos que evitan que los alérgenos con un tamaño de 0,5 micras o superior lleguen a los alveolos”.

En atletas de élite se intenta compensar la oxidación procedente de la inhalación de contaminantes mediante complementos alimenticios: “Los antioxidantes combaten la producción de radicales libres. Nosotros ofrecemos a nuestros atletas suplementos de vitamina C y E, N-acetil cisteína y oligoelementos como el selenio y el zinc”.

Fuente:
http://www.dmedicina.com/edicion/diario_medico/dmedicina/vida_sana/varios/es/desarrollo/1125129.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: