Respira mejor, corre más

Tu musculatura necesita consumir oxígeno para funcionar correctamente. Pero para que haya un flujo abundante de oxígeno es necesario que detrás funcione una respiración potente y potenciadota. Te enseñamos los trucos más deportivos para que no te falte el aire.
Tus músculos sólo requieren dos elementos esenciales para funcionar, uno es la energía y otro es el oxígeno. La energía sirve para mover los músculos y se obtiene una molécula llamada ATP. Cuando ingerimos alimentos se genera esta molécula que se fragmenta y se vuelve a unir (en este proceso se genera la energía). Pero para que se produzca ATP de forma continuada es necesario que haya oxígeno: cuanto menos oxígeno haya, menos rendimiento podrán ofrecer nuestros músculos. Para un ejercicio aeróbico como el running en el que se requiere la mayor presencia de oxígeno posible, se ha de cuidar la respiración para que todos nuestros músculos puedan rendir al máximo: ¿Cómo respirar? Aprovecha todos los alvéolos de tus pulmones con el Yoga:
RESPIRACIÓN ABDOMINAL: Tiene que llenar tu vientre de aire (pon una mano encima para notar cómo se mueve) lenta y profundamente, haciendo un uso correcto del diafragma. Repítela varias veces antes de empezar tu carrerita y cuando te hayas recuperado de tu entrenamiento. Es la que más oxígeno aporta.

RESPIRACIÓN TORÁCICA: Realizada con los músculos intercostales expandiendo el tórax. Es la que más se suele utilizar durante un esfuerzo aeróbico como el running.

RESPIRACIÓN CLAVICULAR: Es la más superficial y la que menos oxígeno aporta. Durante la inhalación, los hombros y la clavícula son elevados mientras que el abdomen es contraído. Es la propia del momento de máximo esfuerzo

Definición: ATP
El trifosfato de adenosina (ATP) o adenosín trifosfato es una molécula que consta de una purina (adenina), un azúcar (ribosa), y tres grupos fosfato. Gran cantidad de energía para las funciones biológicas se almacena en los enlaces de alta energía que unen los grupos fosfato y se liberan cuando uno o dos de los fosfatos se separan de las moléculas de ATP. El compuesto resultante de la pérdida de un fosfato se llama difosfato de adenosina, adenosín difosfato o ADP; si se pierden dos se llama monofosfato de adenosina, adenosín monofosfato o AMP, respectivamente.

Fuente:
http://www.runners.es/Articulo/galeria.jsp?id=2371&id_articulo=2580
ATP:
http://www.boonic.com/enciclopedia/62562.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: