EL Camino del Esfuerzo

El Camino del esfuerzo: “Vamos que se puede……queda poco”
Maratón Lider-UC
Domingo 4 de Noviembre 2007

Oscar Chau y Gladys Adaro llegando juntos a Meta K Lider con tiempo de 4 horas y 28 minutos tras correr 42 kilometros.

Cuando me decidí a correr mi tercera versión de la maratón Líder UC 04 noviembre 2007, (las dos anteriores fueron 10K), tenía muy claro que era 21 K(media maratón). Sin embargo tres semanas antes de la largada se agotaron las inscripciones. Uffff me dio una rabia del porqué me demoré en la inscripción, sabiendo que ya estaba al 02 de octubre el link para confirmar la categoría de la carrera.
Tres días después, tenía la esperanza de que podría existir un cupo para los 21 K, pero con resignación veo que aparece la leyenda “media maratón categoría varones: Agotadas las inscripciones”…….. después de meditar unos buenos minutos me decidí a inscribir en la maratón. En ese instante muchas interrogantes pasaron por mi mente:

¿Estaré preparado para este desafío de correr la prueba máxima de pedestrismo?
¿No he realizado un plan de entrenamiento adecuado para correr 42K?
¿Corro un giro y dependiendo como estoy sigo, o sino me retiro?.
¿Espero que no aparezca la lesión del isquiotibial derecho en la carrera?

Sencillamente estaba intranquilo, ya que, no tenia planificado correr una maratón este año (inclusive, la inscripción a la Maratón Costa de Pacífico, Viña del Mar me decidí por 21 K-Mi primera maratón debería ser el 06 de abril 2008), porque “no me sentía preparado” para afrontar este gran desafío y con responsabilidad deportiva. (He visto muchas imágenes de runners desplomándose antes de alcanzar la meta, el temible “muro”, La muralla”, “El hombre con el martillo”, y otros conceptos que hace mención de todos los obstáculos que los runners deben enfrentar después de los 30 k, por la carencia de glucógeno …. en realidad, asumí que hay que correr 42 K.
En uno de los entrenamientos, conversé con Luis Riffo de la carrera, y me confirmó que iba a los 42 k por la sencilla razón de terminar con toda la serie progresiva de Líder (7K, 14K, 21K, 30 K y Maratón). Ya somos dos le dije a Luís, ojala se sumen varios más. En ese instante se asumió un compromiso de ir juntos en la carrera para ayudarnos. Posteriormente al entrenamiento nos fuimos a nuestro lugar habitual a la Esso On the Run para tomar bebidas isotónicas y comer una barra de cereal y relajarnos con una amena charla. En la tertulia. Gladys me pidió que la inscribiera para la media maratón….cuento corto llegando a la casa llené los datos, y al momento de confirmar la categoría… ¡Sorpresa! Agotadas las inscripciones para mujeres en la media maratón, pero igual la inscribí en la maratón.
En uno de los entrenamientos no oficiales, informé a Gladys del “problema” que iba a enfrentar: “Correr la maratón”. Gladys dijo: No queda otra. Asumimos el compromiso de correr en forma grupal además con Luis. YA SOMOS TRES. Después se unió Juan Carlos.

Se inició entonces la preparación para la maratón con los entrenamientos no oficiales (Martes y jueves: Cerca de 16K. Hasta el muro) y los entrenamientos oficiales (sábado y domingo). Me sentía muy bien junto con los compañeros de ruta para la maratón con el ritmo del entrenamiento.
Faltando dos días para el desafío deportivo, empecé a “jugar” con la planilla Excel para calcular cuánto deberíamos estar pasando por kms para completar el circuito en 4 hrs. Bajando y subiendo los minutos veía el total, luego colocaba las fórmulas para convertir el total de minutos en hrs.
Así pasaron las semanas, con el training y además planificando una buena nutrición (toda la semana con tallarinata, e inclusive el día sábado(previa a la carrera) en la hora del almuerzo y en la cena. (Ya no quiero saber más de pastas por un buen tiempo más)
Sin embargo llegó el momento… (Sábado 03 de noviembre) como dice un locutor en off de un programa de televisión. Si, a pocas horas de la verdad debería estar ya descansando, pero estaba aún en el PC pasado a las 23:00 hrs., hasta que me decidí ir a descansar, programando los despertadores (celular) a las 5:30 hrs. No podía conciliar el sueño, me daba más vuelta que las micros amarillas, pero no sé a que hora por cansancio me venció el sueño.
Siempre me despierto todos los días hábiles antes que suene los despertadores (6:25) y esta vez no fue la excepción. Antes de las 5:30 ya estaba despierto, y me decidí levantarme inmediatamente antes de esperar 10 minutos más, por temor de apretar mal los botones de celular y detener la alarma.(quedarme dormido)
Me ducho y salgo a preparar mi desayuno (Dos tostadas con miel, 1 taza con miel, dos plátanos), y después a las 6:00 hrs me tomé un litro y medio de isotónico.
Ya tenía preparado qué indumentaria me iba a colocar (Mi favorita Polera Nike roja y el short estaba con duda. Short Nike no tenía bolsillo atrás para guardar los power y la barra, así que opté por el short adidas. Me puse vaselina en los pies con temor a posibles ampollas).
Ya con la taza de miel y el litro y medio de isotónico, me está pasando la cuenta, ya que tuve que ir varias veces a “la casita” (creo que unas 5 a 6 veces), e inclusive iba sin tener la necesidad producto de los nervios.
Cerca de las 7:30 hrs salí del Dpto rumbo al Parque Araucano (estoy a 5 cuadras) y veía los asistentes en ruta y los banderilleros apostados en la Avda Manquehue;. Iba muy concentrado al lugar del encuentro caminado en forma pausada, hasta que me encontré con Andrés (Macurson). Ingresamos al Parque y ya estaban el grupo de runners y los profesores. Los saludos de rigor y la charla de la carrera.
Inquieto nuevamente, ya que, no veía llegar a los maratonistas, así que decidí ir a realizar las elongaciones y un trote suave para entrar en calor. Volví a entrar a “la casita”, producto de la cantidad de líquido que ingerí en la mañana. Salgo a realizar el último trote y escucho por los altoparlantes el llamado a los maratonistas que ingrese al carril de largada. Rumbo a la partida, esperando estar con los maratonistas (Gladys, Juan Carlos y Luis), me encontré con el grupo de ½ maratón, nos despedimos de los runners con los mejores deseos y parabienes… y posteriormente nos dimos los saludos con los compañeros de ruta de la maratón. (A morir se dijo esta vez. Si o SI llegamos a la META)
Ya la primera “talla” apareció en el grupo (aún nos podemos arrepentir-deberíamos estar durmiendo, no querían correr maratón), para disminuir la ansiedad, producto de la dilación de la partida (Estaba desorganizado, ya que, habían corredores de 5 y 21 k en la misma partida).
Con el clásico cuenta regresiva ( 10.. 9… 8… ) y los aplausos, sentía como aumentaba mis pulsaciones.. hasta que dieron el vamos.
Programé los dos relojes (mano derecha: control general; mano izquierda: control para los kms). Salimos dando vuelta por manquehue para tomar Cuarto centenario, en ese tramo estaba un cartel que decía 22k (Era para el segundo giro), y la segunda talla (que estamos corriendo rápido), pero a unos 20 mts estaba el Km 1 (la tercera “talla”: falta poco), percibía que esta carrera hay que ir a disfrutarla.
Dentro del grupo estaba Nelson Silva(Solo iba a correr 21k, a pesar de estar inscrito en 42k). El grupo estaba compacto y llegó asi el KM 2, iba diciendo en voz alta el registro por kms (me acuerdo: 5:15 el primer km. Bien Estaba saliendo según lo planificado. Nelson y Juan Carlos empezaron a correr con una mayor zancada, y nos tenían unos metros de ventaja. Gladys, Luis y yo corriendo un ritmo parejo.
En el camino, la primera instrucción: Detener en todos los puntos de hidratación para tomar agua e isotónico. Antes de llegar a la rotonda Atenas, pasó Nelson Nuñez, dándonos animo y posteriormente se nos acercó Raúl Chinchón relajado con su IPOD, intercambiamos unas cuantas palabras y lo perdimos de vista.
Ya pasamos lo peor y vamos en bajada hasta encontrar el primer punto de hidratación (5 KMS) y perfecto nuevamente (Entre 5:10 a 5:20 el km)., nos demoramos unos 15 a 20 segundo en tomar el liquido, pero igual estamos en ganancia por los kms anteriores. Doblamos por Tomás Moro para alcanzar en unas cuadras Avda. Bilbao. Nuestra primera alegría … en uno de los departamentos de Bilbao estaban dos niñitas de apenas 5 años haciendo barra y alentando a todos los runners … decían “vamos corredores.. vamos corredores”.. las saludamos , levantándonos nuestros brazos. Y nuevamente la tercera talla (ojalá que para segundo giro esté nuevamente). Antes de llegar a Sebastián Elcano, nuestra segunda detención en los puntos de hidratación. Calmadamente nos tomábamos isotónico y el grupo se volvía a organizar trotando en forma conjunta. A esta altura Nelson Silva, se había escapado con un tranco firme.
A unos cuántos metros de llegar a Vespucio, se escuchaba muchos ruidos de bocinas productos de los insensibles y “resentidos sociales” de los automovilistas, que al parecer deben llevar muchos minutos en el taco debido a la gran cantidad de vehículos. Nos dieron el paso y perfilamos por la Avda. Américo Vespucio hacia el Sur. Pasamos por Eladio y nos dieron muchas ganas de comer un rico Biffe … (es lo que hay), había que seguir en la ruta, ya que nos queda mucho por recorrer. Sin embargo 600 mts antes de llegar a Tobalada, un señor que sabía de la Maratón Internacional, estaba al lado de la solera extendiendo su brazo y gritando a todos los runners agua… agua…. y amén aprovechaba la oportunidad de alentar a todos los deportistas. Esta vez pasamos, ya que, nos hidratamos en Bilbao.
Justo antes de doblar por Bilbao , el primer control por parte de la organización respecto de las pasadas de todos los deportistas. Y por fin, tobalaba y de bajada así que brazos pegados al cuerpo para relajarse.
Estábamos a la altura de Eliécer parada y me pasa la cuenta la hidratación del desayuno, y no me quedó otra alternativa que ir al “Tobalaba Park Bath Room” (habían dos corredores que estaban en las mismas condiciones), así que a sacar numero(menos mal que no tenia que dejar propina, o sino, me habrían obligado a dejar limpio el parque).
Ya el team se había alejado unos 50 mts, así que tenía que aumentar las zancadas para poder alcanzarlos. Sin embargo, en ese instante venía Andrés Pau con su amigo, intercambiamos unas palabras y empecé a correr más rápido, hasta que logré con el grupo. Otra sorpresa, estaba Andrés Marcunson, platicando con Luís, hasta que decidió redoblar su velocidad para así perderlo en el horizonte. En el intertanto Luís se desvió del camino yéndose a “la casita”. Así que me retrasé del grupo con la intención de esperarlo, pero en ese instante llegaron Andrés Pau y su amigo para acompañarnos unos cuantos kms. Entre Kms y kms parecía un ritual, tenía que controlar la pasada y al parecer todo marchaba como estaba planificado. (5:15 a 5:30 por Kms)
Por la Avda. Fco Bilbao, Andrés inyectó al grupo un relajo con sus bromas hasta que doblamos hacia la izquierda por los leones (norte). Nuevamente otro punto de hidratación y el team se reorganiza nuevamente para continuar con el trote. A esta altura ya el calor se hacía sentir y se convertía en el principal enemigo de todos los runners. Andrés y su amigo se despidieron y siguieron con un tranco fuerte. A su vez Juan Carlos imprimió un poco mas de velocidad y se iba alejando poco a poco.
Gladys se veía entera, sin demostrar signo de cansancio ni de agotamiento, pero eso si manifestaba el calor reinante. La hidratación casi no servia (como me habría gustado tener mi caramayola en mi mano. Esta vez no la lleve producto que en la carrera de 30 K lider me molestaba bastante; lo deseché en los leones. Pensé que lo podía encontrar). Ya alcanzamos el km 15 y con el mismo tiempo en la pasada. Estaba optimista con este ritmo de la carrera de que podríamos terminar la carrera en las 4 hrs como se planificó.
Cruzamos Eliodoro Yañez y a unos metros para entrar al paso bajo nivel de los Leones así que aprovechamos de la bajada para estirar los brazos y con el impulso teníamos que descansar unos metros (Algo es algo). Aquí había que dosificar en la subida; sin ningún problema y rumbo a dar la vuelta por Andrés Bello hacia el oriente ingresando por la rotonda Pérez Zucovic y a un paso de alcanzar la Avda. Bicentenario, nos topamos con Nelson Silva que a esta altura se veía muy agotado y con problemas estomacales.
Seguíamos el paso con Gladys, y por fin en la intersección de Avda. Bicentenario con Alonso de Córdova otro punto de hidratación, Gladys solo tomo isotónico, en cambio me demoraba en tomar los dos líquidos. Reiniciando la marcha, decía a la Gladys, esto es nuestro feudo, así que no nos debe costar. En unos minutos ya alcanzábamos Monseñor Escrivá de Balaguer.
Sin embargo en el control del tiempo, a pesar del descanso en el punto de hidratación teníamos segundos en ganancia. Cerca de Balthus, en el Km 17 Karen Torrealba, nuestra profesora, nos alcanzó, pense que era un holograma de la Guerra de la Galaxia que nos iba a dar fuerza (obi-wan) ya que el día anterior comentó que iba a correr 5 kms. Nos explicó que iba primera en la competencia de 5 k y que un banderillero señalizó mal y tomó la ruta de 21 y 42 K, después de acompañarnos unos minutos nos deseó mucha suerte y fuerza.
Esa misma fuerza la utilizamos junto con Gladys para alcanzar Manquehue rumbo hacia el Sur para así cumplir con el primer giro. En la Clínica Alemana, volvimos a hidratarnos. Cruzamos el paso bajo nivel de Manquehue, y nos encontramos con Jorge Acuña (Termino su carrera de 21 K, y estaba en su mountain rumbo a su casa), nos acompañó hasta la intersección de Alonso de Córdova con Apoquindo. Nos dijo mucha suerte.
Por fin ese cartel de 22 Km., si era cierto cumplimos el 50% de la carrera.
A unos metros estaba un corredor de Santiago Runners, con evidencia de agotamiento y parecía que tenía convulsiones. Le dimos un vamos amigo, pero al parecer el cansancio cobró su primera victima. En ese instante, me acorde de “los fantasmas de los 30”. A unos 200 mts por Cuarto centenario , vimos a Nestor Chacón que al parecer estaba bien y con el dedo pulgar gritamos , vamos Nestor.
Ya la pasada por kms, se nos iba alargando un poco más (5:45 por Km.). Calculaba que la temperatura bordeaba los 24° C.
Con esfuerzo, logramos pasar la Rotonda Atenas y aún nos queda llegar a Fleming. Mire hacia atrás y le dije a Gladys, “somos los corredores solitarios”. Y estuvimos varios kms corriendo sin tener signos vidas de los demás runners ( pensando que somos los últimos o nos perdimos en la ruta: Creo que es importante estar con alguien del team, ya sea, un corredor o un ciclista ya que el apoyo es fundamental en esta instancia en que se corre una maratón.)
De Fleming pasamos a Tomas Moro nuevamente para tomar Bilbao rumbo hacia el poniente. Ya las niñitas del condominio que hicieron barra a todos los corredores ya no estaban, pero si nuevamente los amigos del punto de hidratación de Bilbao y esta vez nos recibieron con plátanos, power gel, bebida coca cola, isotónica (amalgama de energizante), me quedé reponiendo energía y por supuesto me servirá de ahorro para los últimos kilómetros. Gladys emprendió su y trote (Solo agua e isotónico)
En Bilbao dos compañeros de rutas estaban caminando producto del cansancio,y a ratos volvía con el trote. Ya nuestro tiempo se alargada un poco más de lo presupuestado, pero tenia la esperanza de completar el tiempo planificado.
Ingresando por Vespucio, nos encontramos con una sorpresa; ese Señor que estaba repartiendo agua aún seguía en “carrera”; esta vez recurrimos a ese liquido vital, que a pesar que nos hidratamos hace poco (en Bilbao), era una necesidad imperiosa.
Teníamos en mente que la próxima Avda. era Tobalaba, que nos permitirá “descansar” yendo así de bajada. A unos metros el Km 28, y ya el fantasma de los 30 se acercaba. Sin embargo, sacamos la experiencia vivida de los 30 k de Líder.
A pasar por Bilbao, vimos un “conductor” discutiendo con una amigo en su amigo y gentilmente detuvo el tránsito para el paso fugaz de los corredores. Ingresamos por los conos para una mayor seguridad. Gladys ya presentaba signo de agotamiento, pero igual seguía con su tranco mas despacio.. el control por kms empezó a subir ya cerca de 6 kms. por minutos. En ese instante, a pesar de que nos quedaba un tramo bastante largo para alcanzar a la Avda Los leones y obviamente el anhelado punto de hidratación (lo que más quería Gladys era Agua), le decía a la Gladys queda muy poco para llegar a los leones (internamente era cerca de 2 kms, pero igual cada rato vamos vamos queda poco, y el vamos que se puede se repetía cada momento).
Mi alegría llegó cuando alcanzamos el punto de hidratación de los leones, creo que esta vez nos quedamos cerca de un minuto y medio (comiendo plátano, barra, y tomando agua y jugo), justo en ese momento, llegaron dos runners que estaban extenuados. Con el pulgar arriba y dándonos alientos y la frase típica vamos vamos queda poco. Ya Gladys estaba retomando el trote y a mi me empezó a doler los tobillos, sí un dolor intenso que a duras penas daba unos pequeños pasos. También a Gladys tenia los mismos síntomas …. Pero en unos minutos después el dolor desapareció. En ese instante estaba con mucho miedo de que podría venir calambres, desgarros y con esto debía abandonar, menos mal que fue pasajero. Ya rumbo a los 35 k, Gladys manifestaba cansancio y ya el kms subimos a 6:15. Ya llevábamos más de tres horas corriendo y el sol reinante, el agotamiento está por ganar la batalla, pero creo que el apoyo mutuo fue fundamental para continuar con el trazado restante.
Aún queda dos importantes obstáculos por superar, había que pasar por el paso bajo nivel de los leones y emprender la subida por el Andrés Bello. Ya en mi mente auguraba llegar a la meta. Vamos Gladys solo queda 7 kms, vamos que se puede , queda poco son las frases que siempre utilizaba para alentar a mi Parther de ruta que a esta altura estaba muy cansada.
A punto de cruzar la Rotonda Perez Zucovic , una aparición fantasmal de Luis Riffo, venía muy entero. Fue una inyección de energía para nosotros. Platicamos que ya cumplimos por haber superado los 30K y esto era de “yapa”, este era el momento de disfrutar la carrera. Ingresamos nuevamente por Avda. Bicentenario, y le dije nuevamente “ esto es nuestro feudo”, “es como realizar un entrenamiento”, mientras platicamos, Gladys se subió a la vereda buscando la pequeña sombra que permitía escapar del calor insoportable y que nuestro objetivo era alcanzar nuevamente el punto de hidratación de Avda. Alonso de Cordova (Esto era como un espejismo en el desierto). Reponiendo de la deshidratación y acumulando reservas para los últimos metros, nos dirigimos hacia Monseñor Escrivá de Balaguer. En ese momento venia un trío, que a un ritmo moderado nos sobrepasó . Ya el control por kms era de cerca de 6:45 a 7:00 por kms. Gladys en ningún momento caminó ni estaba en su mente descansar, pero si estaba muy agotada. A pasos lentos pero constante logramos pasar a los tres runners que hace unos minutos nos superaron. La palabras de alientos para los amigos que ya no quedaba mas fuerza ni para caminar. Veía muy lejos de Manquehue , pero sabíamos que ibamos a llegar. Paso a paso logramos avanzar mts hasta alcanzar Manquehue. Ya Luis se despegó de nosotros unos metros, pero si lo teníamos a la vista.
Al momento de ingresar por manquehue le dije a Gladys “esto es nuestro, lo vamos a lograr”,(KILOMETRO 41 K) y en realidad me emocioné bastante con unas lagrimas que se confundía con el sudor. Fueron aproximadamente dos minutos de alegría, de emoción. Unas 7 cuadras nos quedaban para llegar a la Clínica Alemana, para abastecernos. ( Nos teníamos que hidratarnos). Partió nuevamente Gladys al trote hasta que divise a un runner en el medio del paso bajo nivel de Manquehue, nos gritaba “ vamos muchachos, queda muy poco”, en ese momento me volví a emocionar y ese gesto nos inyectó de muchas fuerza. Era Claudio Vasquez que gracias a su presencia, apareció el tercer tiempo de Gladys, con su ritmo habitual de siempre. A unos metros, pasado del Cerro Colorado el cartel de 42 K. Me vuelvo a emocionar y junto con Claudio decíamos solo 195 mts. En ese instante llegaron Nelson Nuñez y Raul Chinchon a apoyarnos. Mayor es el tranco que Gladys lograba realizar para cruzar la meta. Escucho a la distancia ( Gladys no la escucho) por los altoparlantes el locutor “ Vienen ingresando a la Meta Gladys Adaro y Oscar Chau”, tome el brazo en alza a Gladys (unos cinco mts antes de cruzar la meta) como signo de Victoria para cruzar la meta, traspasando el portal de llegada.
Aplaudí en la meta a Gladys por su coraje, fuerza, garra, sacrifico (nunca se detuvo a descansar ni a caminar, salvo en los puntos de hidratación) por demostrar que con trabajo, entrenamiento, perservarancia todo se puede lograr. No alcancé a abrazar a Gladys, ya que, llegaron Cecilia y Mirtha a tomarla en los brazos, ya que, estaba muy extenuada. A rato nos dimos un gran abrazo.
En la meta estaban nuestros amigos y compañeros de Ruta que a pesar de haber terminado su carrera hace 3 horas y media, nos acompañaron en esta carrera por el esfuerzo: Paz Crovetto, Maritza Baca, Juan Carlos Dubernet, Felix Hernando, Cecilia Alvarez, Raúl Rivas, Mirtha Almeida, Nelson Ñuñez, Nelson Silva , Claudio Vasquez , Raúl Chinchón y los maratonistas Juan Carlos Sepulveda – Luis Riffo. Muchas gracias a todos ellos, de verdad. “La gran familia VRT”
Fue un orgullo haber acompañado a Gladys en nuestro camino de esfuerzo por la primera maratón. Es una verdadera hazaña lo que hizo Gladys, ya que, empezó hace 7 meses con el trote y en tan poco ha alcanzado todos los logros.

Mision Cumplida para nuestros Maratonistas VRT

Cada carrera tiene una connotación especial, pero correr una maratón tiene un sabor distinto. Pero sin duda el running es el condimiento y motor del alma que te hace que ver la vida con otro prisma, con más alegría, con optimismo, y “libertad”. (Similar cuando ando en moto o en bicicleta) y además te permite lograr un estilo de vida cambiando totalmente tu nutrición.
A pesar de ser un deporte individualista, donde el esfuerzo es personal, sin embargo existe la solidaridad, y la ayuda de los runners que te permitirán ir superando etapas y alcanzar logros deportivos (mejorar tu capacidad aeróbica, bajar tus tiempos, terminar una prueba de largo aliento como maratón y tal vez alguna medalla. Cada uno sabe cuáles son sus objetivos a la hora de practicar algún deporte.)
Este año,sin duda al ingresar al team VRT (Junio) y trabajar con los profesores, he logrado mejorar mi rendimiento y por supuesto participar en gran parte de las pruebas de fondos(Años anteriores solo 7k y 10k).Agradecimientos a Karen Torrealba, Walter Biere y Claudio Vega (Trialtleta- Colega de Entel. Principal motivador para ingresar próximo a Duathlon.) por todos los consejos recibidos.
Sé que quedan pocas pruebas para terminar el año, la última prueba de largo aliento es de 21 K en la Maratón Costa del Pacífico. Muchos están planificando sus carreras para el 2008, pero aún no tengo nada concreto, ya que, por paso natural, me quiero derivar al duathlon. Eso si tengo que mejorar en el ciclismo (No es lo mismo rodar en mountain que en ruta). Estaré presente en La Maratón de Adidas para el próximo 06 de Abril 2008 junto con mi partner de ruta Gladys. Me emociona aún recordar minuto a minuto todo lo vivido en esta gran prueba del esfuerzo.

Recuerden que :

“Nada es imposible” de Adidas , “Si se puede” ó ”Vamos que se puede” deben estar presente siempre en su mente. Muchas veces dudamos de nuestras capacidades de enfrentar a un desafío (No solo deportivos, sino también personales y profesionales) por no estar bien preparado(es lo que uno piensa) ,ya que, el temor de fracasar o de tropezar con algún obstáculo. Sin embargo, el principal valor de todo ser humano es levantarse SIEMPRE de alguna caída y luchar por alcanzar esa meta.

Saludos a la gran Familia VRT.

Oscar Chau
Orgulloso de pertenecer a Vespucio Runners Team.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: