Alergia Primaveral

Niños y adultos suelen sufrir los efectos de la llegada de esta época del año…
Aunque muchos esperan ansiosos la llegada de la primavera, hay quienes realmente la padecen. Niños y adultos pueden presentar, sobre todo al iniciarse la estación, síntomas que afectan principalmente las vías respiratorias, la piel y los ojos, y cuya génesis tiene que ver con la llamada ALERGIA PRIMAVERAL.
¿Qué es en realidad a alergia primaveral? Por definición, explica la Dra. Carolina Lama de la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello, la alergia es un fenómeno químico inmunológico, es decir, en el que intervienen anticuerpos y especialmente la llamada Inmunoglobulina E.

“Todo parte cuando el organismo entra en contacto con una sustancia o alergeno al que reconoce como extraño y por lo tanto peligroso. Entonces lo ataca, produciendo exageradamente Inmunoglobulinas, las que a su vez desencadenan una fuerte liberación de un compuesto llamado Histamina. El alergeno o agente extraño es en todos estos casos las distintas variedades de Pólenes. La Alergia a la Primavera es básicamente una alergia al polen de los pastos, árboles, yerbas y malezas”, detalla.
Nadie está libre, aún no teniendo antecedentes familiares o no habiendo presentado en la niñez cuadros de este tipo. Sin embargo, lo habitual es que se inicien en la niñez o la adolescencia y que se trate de personas con antecedentes familiares. De hecho si un niño por ejemplo tiene un padre con alergia presenta un 40% de probabilidades de ser alérgico también. Si ambos padres presentan alergias distintas, su probabilidad aumenta al 60 % y si ambos padres tienen la misma alergia, la posibilidad se incrementa al 80%.
La Dra. Lama explica que los pólenes más habituales son las gramíneas, el Ciprés, el Plátano Oriental, el Olivo, el Abedul y el Roble. Esto varía según el microclima, el lugar geográfico, la temperatura y las características de reproducción de cada planta. Hay más polen en la atmósfera cuando hace calor, y su concentración disminuye notablemente con la lluvia y la humedad.

La especialista de la U. Andrés Bello afirma que las alergias primaverales son principalmente respiratorias. “Si la afectación es principalmente la nariz, los síntomas más comunes son rinorrea (secreción nasal acuosa persistente), picazón, estornudos y la sensación de nariz tapada o congestión”. Aclara que la conocida Rinitis puede asociarse a compromiso ocular con picazón y lagrimeo constante. “A su vez, puede agravarse con sinusitis y presentar entonces dolor de cabeza. Peor aun es que francamente se presente una reacción asmática con obstrucción bronquial que puede debutar con tos, “silbidos de pecho” y la penosa sensación de falta de aire”, puntualiza.
Así las cosas, claramente la primavera no es una buena noticia para todos. A pesar que en general las alergias se diferencian de los cuadros virales en que estos últimos se asocian además a fiebre y malestar general, ocurre también que los alérgicos están más propensos a hacer cuadros infecciosos virales que empeoran sus síntomas.

¿Qué hacer entonces?

Hay consejos básicos: · Evitar los paseos al campo, prados y jardines, especialmente entre 5 y 7 de la tarde. · Cerrar las ventanas si hay viento. Lo pólenes pueden viajar hasta 100 km si el viento lo permite. · No atravesar plazas si están cortando el pasto o barriendo. · No atravesar por sectores donde existan plantas potencialmente inductoras de alergia.

Clásico es el ejemplo del Plátano Oriental. · Elegir muy bien las plantas de exterior en la propia casa y desechar toda planta de interior. · Cualquier alergia empeora por malas condiciones ambientales y la presencia de otros alergenos como el polvo, los ácaros, hongos, caspa de animales e irritantes químicos en suspensión (aerosoles. En ese sentido siempre se recomienda no fumar ni permanecer junto a quienes fuman; evitar mascotas, peluches, alfombras, no usar aire acondicionado o humidificado (salvo indicación médica) y usar en lo posible aspiradora central con filtro para ácaros. En general es aconsejable que la habitación de un alérgico tenga la menor cantidad posible de muebles o superficies donde se deposite el polvo. · Algunos aconsejan rociar con agua para que sedimente el polen que pudo haber entrado a la habitación.
¿Y si nada de esto resulta? “No se desespere y consulte en forma oportuna a su médico. De preferencia le aconsejamos un inmunólogo, alergólogo u otorrinolaringólogo. Existen los tratamientos con descongestionantes, antihistamínicos, corticoides de uso nasal o bronquial”, comenta la Dra. Lama.
De modo que ánimo, y sobre todo paciencia. Y sea precavido, si su médico lo indicó, tenga su inhalador cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: